AVANCES




No se donde leí que, una de las mayores aportaciones de los ingleses a la cultura mundial ha sido hacernos simpáticos a personas que en principio deberían caernos mal como son su clase aristocrática.

Esta clase, durante el siglo XIX, creo una especie de divertimento propio de las clases ociosas en esa época y durante el verano se dedicaban a recorrer el continente europeo visitando catedrales, palacios, museos y disfrutando de sus mutuas compañías encantados de haberse conocido unos a otros, esto se conoció como el Gran Tour. E incluso llegando a dar nombre al síndrome que sufren ciertas personas especialmente sensibles al ver sus sentidos saturados en un momento por la belleza de frescos y frontispicios.

Es 1818 y estamos en un pequeño lago suizo, en medio del mismo en una pequeña barca, se encuentra Lord Byron, el matrimonio formado por Percy Shelly y Mary Shelly y el medico personal de ambos John Polidori. Para mitigar el aburrimiento y poner aprueba su ingenio, deciden hacer un pequeño concurso basado en la escritura de un relato de fantasmas. Cada uno deberá escribir un capitulo del mismo. En los dís siguientes solo John Polidori cumple y crea un relato de vampiros. Pero Mary Shelley escribe una pesadilla que tuvo el cuarto día de su estancia en la villa de su amigo Byron.
Esta pesadilla sería conocida posteriormente con el titulo de “Frankenstein o el moderno prometeo”.

Mucho ha llovido desde aquel frío verano de del XIX, y los temores que provocaron la pesadilla a nuestra escritora basados en los experimentos con electricidad y mas o menos científicos que entonces se estaban realizando en Inglaterra, ahora no provocarían mas que una sonrisa inocente en cualquier niño.

La semana pasada, dos noticias científicas nos sorprendieron, o por lo menos a mi me sorprendieron, una más racial, mas nacional y otra que tiene unas implicaciones bastante profundas. La primera de ellas fue la clonación por primera vez en el mundo de un toro de lidia. No me podréis negar que no podía haberse realizado este avance en otro país que no fuese el nuestro, donde el toro es el animal totémico por experiencia. Nos venden la noticia como que con este avance se garantiza la continuación de la bravura y el trapío de la raza de toro de lidia, ya que se ha clonado a un semental realmente valioso. Este semental, fue indultado en una corrida por su excepcional bravura y nobleza y desde entonces hace unos 7 años, se ha dedicado a montar a toda vaca que sus dueños tenían a bien acercarle. Y no han sido pocas, más bien centenares. Y aquí surge mi duda. Si después de cruzar al bicho con las mejores vacas de las mas distinguidas ganaderías que en España son, ninguno de sus hijos ha alcanzado la fama de su padre, ¿de verdad creemos que una copia del mismo lo conseguirá?. Recordemos que los genes nos trasmiten el color de los ojos y del pelo, pero que el ambiente hace lo demás.

La otra noticia tiene más enjundia y muchísimas mas implicaciones de todo tipo. Hasta ahora nos habíamos dedicado jugar con los genes y habíamos conseguido crear moscas con 200 pares de ojos o gusanos que eran fluorescentes en la oscuridad. Pero la mosca, seguía siendo una mosca y el gusano un gusano. Ahora hemos cambiado el funcionamiento de una bacteria. Hemos cogido la bacteria, la hemos vaciado de su carga genética y le hemos introducido un genoma totalmente artificial creado en el laboratorio, eso si en base al genoma de otra bacteria de una especie distinta a la primera. Lo increíble de este avance, es que no nos hemos limitado a cambiar un gen de sitio, o sustituirlo por otro y ver que pasa, sino que hemos cambiado toda la secuencia genética de la bacteria. Según los científicos responsables de este avance, su intención es conseguir bacterias que ayuden a luchar contra la contaminación ambiental producida por desastres ecológicos como el que ahora hay frente a las costas de EEUU. Pero a nadie se le escapan las implicaciones por ejemplo militares que este avance conlleva, se podrán crear bacterias a la carta que afecten únicamente a ciertos tipos de personas o a determinados sector de la sociedad, o quizás religiosas, si somos capaces de crear vida de una manera artificial, aunque esto no es totalmente cierto aún, ¿somos dioses? O solo somos locos como el pobre doctor Frankenstein.

No lo se, ni idea. Pero ambas ideas son espeluznantes.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
no lo se...hoy no es un buen dia para comentar...pero si , estoy d acuerdo k la sdos idea sson..
creo k la spalabras sobran hoy.
muack.
mar
Jordi-Mªcarmen ha dicho que…
Es tan dificil poner limites a la ciencia...de todos modos el hombre es el peor enemigo del hombre y no me gustaeia que la ciencia se hiciera dueña del ser humano...
Un beso
Carmen

Entradas populares de este blog

SEPIA CON SOBRASADA