DÍAS


Ya sabéis, que una de mis pasiones es la ciencia-ficción y uno de sus grandes pilares, es la posibilidades de viajar en el tiempo.

No se si recordáis o visteis una peli española “ Los cronocrimenes” se llamaba , creo que se estreno en el 2008, dirigida por Nacho Vigalondo. Trataba sobre como alguien viajaba atrás en el tiempo para encontrase a si mismo y evitar de esta manera un crimen, y al fallar esta opción volvía a viajar en el tiempo para avisar a su segundo yo de que fracasaría… Una muy buena película, y no es por que yo sea amante de la ci-fi, sino que la peli es buena.

Imagino que la que si hemos visto todos, es la de la “maquina del tiempo” basada en la novela de H.G.Wells, y donde un personaje victoriano se traslada a un remoto futuro donde la humanidad esta dividida en 2 clases. Los Elois, bellos y jóvenes que viven en la superficie, dedicados a una vida de placer sin fin, donde no deben preocuparse de nada solo de disfrutar, y los Morlocks feos y velludos, los humanos de las profundidades, que se ocupan de la maquinaria de ese mundo, de proporcionar alimentos y ropas a los elois y de capturarlos cuando deben recolectar su alimento. Al final el hombre victoriano regresa a Londres para recoger algunas cosas que le servirán para recivilizar a los elois, entre ellas claro la Biblia.

Aunque claro todos sabemos que el viaje en el tiempo es imposible, ya que en caso contrario, estaríamos invadidos por turistas del futuro con sus cámaras de fotos, aunque realmente viendo a alguno de los grupos de japoneses que visitan nuestras ciudades, no se yo si esta afirmación es muy cierta.

Por imaginemos que somos dueños de una maquina de estas, lo llamaremos el cronoculo, suena un poco feo pero bueno, es útil. E imaginemos que decidimos viajar en el tiempo. ¿Hacia el futuro?. Bufff, no se yo si no va a gustar, ¿Roma? Demasiado manido y obvio. Así que nos liamos la manta a la cabeza y ponemos el regulador de nuestro cronoculo en -200 millones de años. Nos vamos al Jurasico. Tras un breve parpadeo, abrimos la portezuela del cronoculo y salimos de la nave. Hace calor, muchísimo calor, y hay muchísima humedad, además el aire esta enrarecido por una presencia de co2 mayor que en la actualidad. Andamos y vemos muchas cosas que nos sorprenden la primera es el silencio, aún no hay pájaros que surquen el cielo y nos alegren con sus cantos y trinos. Igualmente llaman nuestra atención los grandes árboles y helechos, verdes, muy verdes, y otra cosa bien curiosa, no hay flores, de ningún tipo, tampoco hay hormigas ni tampoco abejas, pero si escarabajos, y los escasos mamíferos son del tamaño de musarañas. A cambio tenemos multitud de insectos, y sobre todos estamos al comienzo del reino de los dinosaurios, los amos de la creación en ese instante, ocupan todos los nichos ecológicos, y pronto volaran y los hay de todos los tamaños.

Mientras caminábamos y observábamos y tomábamos nota de todo lo anterior, notamos que ha oscurecido. Nos extrañamos miramos el reloj y confirmamos que efectivamente son las 6 de la tarde de un día de verano, así que es imposible que este oscureciendo. Pero es evidente que la luz cada vez es más escasa. Regresamos a nuestra nave, y vemos como una luna gigantesca aparece por el horizonte, pensamos en este fenómeno y al final caemos en la cuenta. Estamos acostumbrados a pensar que la tierra rota sobre su eje una vez cada 24 horas, pero eso no siempre ha sido así, para decirlo en pocas palabras la tierra cada vez gira mas despacio y se esta parando. Y en el jurasico la duración del día era mucho menor que en la actualidad sobre unas 20 horas

Viajemos mas atrás aún, hace 4600 millones de años, residuos estelares que giran alrededor de una estrella joven, se van uniendo y forman nuestro planeta, el pláñete gira sobre su propio eje a una velocidad endiablada. Poco a poco se va enfriando, pero un inmenso asteroide choca contra la tierra y desgaja una parte de esta, dando origen a la luna. Esta comienza poco a poco a alejarse de la tierra y a la vez empieza a atraer con fuerza a las aguas de los mares y lagos de la tierra, provocando mareas, que debido a la fricción hacen que la tierra comience a perder velocidad, igualmente y aunque lo parezca el espacio no esta vacío, y el roce de la tierra con el casi vacío que la rodea hace que aunque poco también vaya perdiendo velocidad, así que poco a poco los días se van alargando hasta llegar a la actual duración.

Pero no desesperemos, los días durante un tiempo seguirán alargándose, pero llegara un momento en que la luna se haya alejado tanto de la tierra que las mareas desaparezcan y en ese momento los días comenzaran a acortarse, quien sabe quizás los elois y los morlocks sean testigos de ese momento.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
viajar en el tiempo!!! m gustaria...kizas...m iria al pasado o kizas..m iria al futuro.. no se , la cuestion es viajar!!! y ver, conocer, saber d la historia.
seria una maravilla !!!!!
si algun dia vas...m avisas k m voy ctgo.
muackssssssssss
mar