SB1070



Si os digo así de sopetón y sin avisaros SB-1070, pensaréis quizás que os estoy hablando de algún nuevo y maravilloso artículo de esos que venden en la teletienda a altas horas de la madrugada. Pero no, ya me gustaría a mi que ese código correspondiese al aparato que hace que tus abdominales sean una chocolatina, O a ese vibrador, que hace mujer que tu marido sea una articulo superfluo y prescindible. Pero no, bajo ese extraño nombre se esconde la ley que ha sido aprobada en Arizona, en los EEUU para los despistados, y que faculta a la policía a detener e interrogar a cualquier persona que les resulte sospechosa de ser inmigrante ilegal. Teniendo en cuenta que en los EEUU no existe el carné de identidad ya me diréis en que se basaran los honestos y nada rudos policías norteamericanos para parar a la gente. Os dejo que seáis mal pensados. Efectivamente solo y exclusivamente por el color de la piel. Así que ya sabes, si tu piel no es blanca inmaculada, tu pelo es moreno, tu estatura no te permite jugar en la NBA, tus ojos no son azul claro y tu apellido no es White lo tienes claro, posiblemente tengas todas las papeletas para que policía desee tener un civilizado intercambio de opiniones contigo y luego tras un breve tiempo de convivencia con otras personas como tu en un campamento, disfrutando de un montón de actividades al aire libre, te deposite suavemente al otro lado de la frontera.

Aunque pueda parecer increíble, desde que se tuvo conocimiento de esta ley un montón de gente se ha revuelto contra esta ley, y han convocado diversos paros y marchas exigiendo la revocación de la misma, en un acto de osadía se han llegado a comparar con nuestros negros y han exigido derechos. ¿Pero que se habrán creído estos jardineros, barrenderos, limpiadoras y demás morralla? Encima que les permitimos venir a limpiar nuestra mierda, exigen derechos. Que les devuelvan inmediatamente a sus pobres y depauperados países, que tanta tez cobriza cuando paseo me causa desasosiego. Afortunadamente aun hay patriotas, que han salido a la calle a defender nuestro derecho a llevar armas y a cruzarnos solo con personas blancas en nuestros pueblos. Y ya de pasada le diremos a ese socialista, masón y traidor de Obama que no es de los nuestros, que el será el siguiente.

Puede parecer que exagero, o que llevo mi broma demasiado lejos. Solo intentad acceder a la edición del domingo de “El País” y buscar la crónica sobre la reunión del fin de semana en Phoenix del Tea Party (ese movimiento ultraderechista que se esta apropiando del ya de por si derechista partido republicano estadounidense) y ver las fotos de los participantes. De verdad alguno parece rescatado de una de esas fotos tomadas en cervecerías de Munich en los años 20 del pasado siglo.

Pero seamos sinceros, Arizona, nos pilla lejos, tenemos dificultades para colocarla en un mapa, y además la suerte de unos espaldas mojadas, realmente nos la trae al pairo. Y encima ya se sabe, estos yankees siempre son un poco exagerados y locos pero buena gente, y como hemos visto en las películas la policía, tratara a los inmigrantes con toda cortesía y amabilidad, así que, en el fondo incluso será una suerte para esos desagradecidos.

Así que centrémonos en el aquí y ahora. Hablemos de las cosas de aquí. Como dice la canción, pongamos que hablo de Madrid. La estación de Sierra de Guadalupe, se corresponde con la línea 1 de metro y con la de Vallecas del tren de Cercanías, además varias líneas de autobuses municipales tienen parada en los alrededores y justo a la salida de esta estación, hay una pequeña plaza con un quiosco de prensa. Y normalmente a la salida de la estación conjunta suelen estar aparcados 2 ó 3 coches de la policía nacional. Por su situación, en medio de un barrio obrero, la estación es utilizada por gente trabajadora, humilde. Españoles e inmigrantes. Es normal, ver a ecuatorianos, peruanos, colombianos, marroquíes, rumanos, senegaleses, españoles salir apresurados de la estación para dirigirse a sus casas después de un duro día de trabajo y es en este momento cuando entra en acción nuestra policía. Podría pensarse que los agentes están hay para prevenir el robo de carteras o evitar que los yonkis hagan alguna de las suyas, Que no digo yo que no lo hagan, pero su principal actividad es detener y pedir los papeles a toda persona que no parezca vecina del barrio de toda la vida y claro les resulta bastante fácil.

Pero, cambiemos de barrio, estamos en la más céntrica de las calles madrileñas, andamos despreocupados, paseando tranquilamente, parándonos de vez en cuando en alguno de los escaparates. A lo lejos se divisa a una pareja de policías, nuestro caminar hace que nos vayamos acercando, observamos su actividad. Paran única y exclusivamente a personas de rasgos latinos. De vez en cuando, un coche patrulla se acerca y se lleva a una de estas personas detenidas. ¿Su delito?, no tener papeles en regla o no llevarlos encima en ese momento.

Fue este sábado, camino al concierto del que os hable ayer. Metro, Ciudad universitaria, el más cercano a donde se realizara el concierto, A la salida hay 4 coches patrullas aparcados, y una multitud de agentes que piden los papeles únicamente a personas de raza negra, afortunadamente parece que todo el mundo lleva papeles o los que no los llevan están avisados y buscan otra forma de acceder al concierto.

Solo son 3 ejemplos cogidos al azar, de los mucho que diariamente se pueden ver por las calles de Madrid. El año pasado se supo que se había dictado una orden interna en la policía, por la cual se debían detener a 80 indocumentados diarios. El ministro del interior dijo que de su departamento no había partido semejante barbaridad y que se investigaría el asunto. Se destituyo a un mando policial .del que supuestamente partió dicha orden, pero que se sepa no ha sido derogada y sigue en vigor.

El que tenga ojos que vea.

P.D. Esta entrada debió salir ayer pero motivos de actualidad, lo impidieron

Comentarios