HERENCIA





No se si la entrada de hoy, se puede considerar una continuación de la de ayer pero si creo que tienen un fondo común. Y todo comenzó con un acontecimiento que tuvo lugar en una fecha indeterminada entre el 19 y el 26 de julio hace unos 1300 años y que marco el devenir de esta tierra tan profundamente como ningún otro acontecimiento, salvo quizás la guerra civil, lo ha hecho y sin el cual a mi entender es imposible entender a España.

Como digo, hace 1300 años un ejército proveniente del norte de África cruzo el estrecho de Gibraltar e invadió la península. El rey, Don Rodrigo, reunió sus huestes y se dispuso a encarar al enemigo en el río Guadalete en la actual Andalucía. La derrota de Rodrigo fue tan demoledora que al finalizar la batalla, solo encontraron su caballo muerto y aseteado a orillas del pequeño río. Las tropas musulmanas, siguieron su avance por la península y tomaron la capital Toledo, poniendo de esta forma fin al reino visigodo que gobernaba en la península desde la caída del imperio romano. Con esto dio origen a un periodo de 800 años de presencia musulmana en lo que posteriormente seria España. Un periodo repleto de guerras, de razzias, de luchas, de mitos, de leyendas y héroes en ambos bandos.

Un periodo que ha influido en nuestros dulces, nuestros mazapanes, turrones y garrapiñadas no serían posibles sin reconocer la herencia árabe. En nuestras frutas naranjas, en la forma de regar nuestros huertos y campos. En nuestra propia lengua, que sería mucho mas pobre, que perdería matices si le eliminamos las miles de voces que provienen directamente del árabe. De nuestra riqueza inmaterial como país, Quien no se ha sentido sobrecogido al entrar en el bosque de columnas de la mezquita de Córdoba, quien no ha se ha maravillado al recorrer la Alhambra de Granada, el que posiblemente sea el palacio mas bello del mundo, Quien al recorrer las reviradas y estrechas calles de los pueblos andaluces no se ha sentido transportado a las medinas árabes, o quien al pasear por pueblos y ciudades marroquíes, no se ha sentido como en España, las mismas casas blancas, las mismas callejuelas estrechas y sombrías, los mismas macetas con geranios en los balcones, las mismas casas que se abren opulentas hacia el interior, mostrando al exterior su cara mas anodino. Quien al ver las ruinas de Medina Azahara, la capital del califato que el emir Abderrahman I construyo en Córdoba, no percibe la opulencia, magnificencia y riqueza de esa cultura. Quizás debamos recordar que a principios del año 1000 la ciudad más importante de Occidente era Córdoba, donde tenían baños públicos, donde sabios llegados de todo el mundo expandían por occidente los conocimientos perdidos de la antigüedad clásica, donde se escribían libros como el collar de la paloma, donde a través de poemas su autor, nos muestra el grado de refinamiento y sensualidad al que llego esa civilización. Claro como dije antes no todo era paz y armonía, en las fronteras los ejércitos luchaban, la gente sufría persecuciones y el propio califato cayo en la anarquía en medio de las guerras civiles que llevaron a su disolución. Recordemos que aún hoy para los musulmanes, mentar Al-Andalus es nombrar el periodo de mayor esplendor y riqueza de su cultura, y fanáticos aparte, forma un punto de entendimiento común con la gente de ambos lados.

Si yo como español, considero parte de mi bagaje cultural, de mi ser mas intimo mitos y leyendas como don Pelayo, como la virgen de Covagonda, como Toledo y sus tres cultural, por que debo renunciar a sentir también como parte de mi herencia a Almanzor, a Averroes, a Maimonedes, a Ibn Tufail o Ibn Hazam. Quiero sentir como propias tanto la catedral de Burgos, como la mezquita de las Tornerias en Toledo.¿Por que puedo y quiero disfrutar como algo mío de un plato de jamón pero se mira extraño y raro ir a una tetería y pedir un te moruno? Se que en estos tiempos de certezas absolutas, de búsqueda de enemigos a los que combatir, de pensamiento único no es una posición fácil, pero alguien me puede decir como habiendo nacido en este rincón del mundo y sabiendo que por aquí han pasado todos aquellos que en la historia han sido, y alguno que no fue, ¿podemos negar el respeto a los otros y la multiculturalidad sin caer en el mas completo descrédito?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEPIA CON SOBRASADA

REACCIONES