GOLPES





Tenia 16 años y aún me faltaban un par de meses para cumplir los 17, el día había sido normal en el instituto, esto es largo y aburrido, matemáticas, física, sociales, latín (si, por entonces se estudiaba latín) y me dirigía a casa derrumbado en el asiento del autobús. Recuerdo que en alguno de los asientos cercanos, un pasajero llevaba puesta la radio y hasta a mi llegaba el sonido monocorde de la votación de los diputados en la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo a la presidencia de gobierno.

Don Luis Gómez, decía por ejemplo el presidente del congreso. A lo que el aludido contestaba con un simple si o un simple no.

Durante el trayecto se dijeron varios nombres y las respuestas eran varias, aunque se sabía que Calvo Sotelo obtendría la mayoría necesaria para ser investido presidente. Llegue a mi parada, me baje del autobús y camine la corta distancia hasta mi casa. Cuando abrí la puerta, mis padres estaban en el salón mirando fijamente la tele. En os escasos 5 minutos que tarde desde la parada del autobús hasta mi casa, el panorama en el congreso había cambiado y ahora un personaje vestido de Guardia Civil, con tricornio y pistola en mano, vociferaba desde la tribuna, era el inicio de una larga noche.

Era la primera vez que era consciente y testigo de un golpe de estado. Del intento de romper la voluntad del pueblo por parte de unos iluminados salvapatrias. Tenía conocimiento claro de lo que por aquel entonces sucedía en Argentina, las desapariciones la tenebrosa ESMA, o los secuestros y posteriores vuelos o la icónica imagen de Salvador Allende, asomándose por una ventana del palacio de gobierno con un casco en la cabeza y una pistolita en una mano, mientras observaba como la fuerza aérea chilena bombardeaba el palacio. Pero como digo era la primera vez que lo veía, que lo padecía en vivo

Posteriormente vi otros golpes de estado, desde los militares turcos cuando la ocasión así lo requiere, hasta los recientes golpes ocurridos en Centroamérica, pasando por el autogolpe del presidente peruano Fujimori.

Todos esos golpes, a parte de romper la seguridad y legitimidad democrática en nombre de unos principios “superiores” tenían algo en común, eran dados por personas con cara y rostro, personas que intentaban justificarse ante el pueblo al que iban a secuestrar, torturar y matar. Personas a las que posteriormente y si se tenía suerte, se podría perseguir y juzgar.

Pero ahora mismo y en Europa esto ha cambiado. Empezó en la cuna de la democracia, cuando el primer ministro Papandreu, en un intento obvio de ganar tiempo y mejorar sus cartas, decidió consultar al pueblo convocando un referéndum. La reacción de los nuevos golpistas, los mercados, no se hizo esperar y hoy Grecia tiene un nuevo gobierno encabezado por un exfuncionarios del Banco Central Europeo

El siguiente en la lista es el “Caimán” Los que tenéis la fortaleza de seguirme desde hace algún tiempo ya conocéis que el primer ministro italiano Berlusconi no es santo de mi devoción. Aquí se le ha criticado por todo lo que se le puede criticar y mas, se que su único motivo para seguir en el cargo es evitar los múltiples juicios que tiene abiertos. Pero los mercados han decidido que no puede seguir siendo presidente pese a la voluntad manifestada por el pueblo italiano de seguir teniendo a ese impresentable como presidente y aunque se esta defendiendo con todas ls malas artes de que es capaz, su suerte esta echada y ya se habla de nuevas elecciones o de un gobierno técnico sin su presencia.

Igualmente aquí en España, los mercados, comenzaron una operación de caza y derribo contra el actual gobierno. Entendedme bien, no quiero aquí defender al J.L. Rodríguez Zapatero, que en su pecado lleva la penitencia, pero si dejar constancia de que la famosa crisis, se ha pergeñado en oscuros despachos de luminosas ciudades, donde personas sin rostro, personas a las que nadie a elegido y en conveniencia con unos medios de comunicación dóciles cuando no directamente vendidos, juegan con las vidas de millones de seres humanos , decidiendo que política debe seguirse para que sus negocios y sus cuentas sigan engordando convenientemente. Donde se decide que nuevo gobierno debe bailar al son de la prima de riesgo, del diferencial de deuda, u otra cosa cualquiera, que nuevo gobierno debe plegarse a las exigencias sin fin de este nuevo Baal, que al igual que el antiguo dios fenicio se alimenta de sus propios hijos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEPIA CON SOBRASADA