SHUSHI

El fin de semana comenzó el viernes cuando A. y yo fuimos, a un curso de sushi que nos habían regalado. El lugar un restaurante céntrico, el profesor un conocido cocinero que tiene un programa en canal cocina, ese canal de la tele que tan agradables ratos me hace pasar, la concurrencia éramos 40 personas, sin predominio claro de ningún sexo sobre el otro, edad variable, solo 2 personas fueron solas, el resto parejas ya fueran hetero, homo o lesbianas que de todo había en la reunión. El curso se dividió en dos partes una teórica y otra practica. En la teórica, se nos enseñaron conceptos básicos como que es el sushi, como se prepara el arroz, que materiales necesitamos, como buscar sustitutos a los carísimos productos originales utilizando productos más comunes y asequibles. Después vino la parte practica y allí estuvimos 2 horas haciendo nuestros propios makis, nuestros propios shashimi , antes de comer, nuestra obra, hubo un pequeño concurso entre todos los que estábamos de presentación de nuestros platos, y una pequeña charla sobre maridaje Resultado un éxito, obviamente nuestro makis y sushi no era perfectos, pero es solo cuestión de practica y ganas..

Posteriormente habíamos quedado con una amiga de A. que estaba e visita en Madrid, estuvimos con ella mientras nos poníamos al día de las novedades, unas cañas y a casa, que el sábado teníamos que madrugar.

Como digo, el sábado nos levantamos temprano, ya que habíamos quedado en ir a La Adrada, el viaje fue tranquilo, no había casi circulación. Llegamos y mis padres estaban esperándonos con el desayuno puesto en la terraza al sol, hacia un día esplendido, soleado, sin una sola nube, claro pero sin agobio. Así que tras desayunar y un poco de charlar, nos pusimos a arreglar las tejas que se habían volado tras la ultima tormenta. Después, nos dedicamos a limpiar y adecentar el pequeño jardín. Eran las dos de la tarde cuando terminamos, tiempo de unas cervezas antes de comer. Judías verdes con tomate y pollo, fue la comida. Después el café, la reglamentaria copita del pacharan que elaboramos en la casa, y una corta siesta para recuperarnos del madrugón. Al despertarnos decidimos darnos un breve paseo hasta el pueblo, tras ver las novedades y comprar unos dulces para agasajar a los amigos, volvimos a casa, donde comenzó una partida de cartas al calor de la chimenea. 2 horas después y con 1 € de ganancia decidimos dejar el juego. Tras una ligera cena, y después de ver una peli de los años 80, nos fuimos a dormir

Ayer, nos levantamos tarde, a las 10 de la mañana, desayunamos de nuevo en la terraza al sol y en compañía de mis padre regresamos a Madrid. Unas cervezas por el barrio y después hicimos algo de pasta para poder traernos comida hoy. Por la tarde reunión familiar en casa de mi hermana para presenciar la final de la copa del rey de baloncesto entre mi equipo el Real Madrid-y el de toda mi familia, salvo claro mi cuñado que por llevar la contraria es de cualquiera antes que del Madrid y nuestro mayor enemigo el Barcelona. Allí mientras tomábamos unas cervezas, y veíamos como crecía la ventaja madridista, se hablaba de todo. Al final victoria del Madrid por 20 puntos y la copa numero 23 de nuestra historia ya en la buchaca. Enhorabuena campeones, nos hicisteis disfrutar.

Por la noche ya en casa, gala de los Goya, la fiesta del cine español, como dicen los cursis, la vimos un rato, pero no terminamos de verla, empieza a una hora demasiado tardía si como es nuestro caso, a la mañana siguiente hay que madrugar. En todo caso la gran ganadora fue “No habrá paz para los malditos” consiguiendo entre otros los Goya a mejor película, mejor director y mejor actor protagonista, mientras que la otra gran favorita, “la piel que habito” consiguió el Goya a la mejor actriz principal y mejor actor revelación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEPIA CON SOBRASADA