ORGULLO


Creo que habréis notado que aunque no presuma mucho, estoy muy orgulloso de ser madrileño, no es un orgullo rancio creo yo, pero de una ciudad que parió el “no pasaran” creo que sus hijos y todo aquel que se considere hijo suyo tiene derecho a mostrarse orgullosa y ayer una vez mas, los mejores madrileños no me dejaron en mal lugar.

Fueron concretamente 167.000 personas, aunque imagino que serian 166958 o 167134 pero para redondear 167000 personas, las que acudieron a votar en la consulta popular sobre la privatización del agua. ¿Quiénes fueron esas personas? Abuelos que apenas podían caminar apoyados en su bastón, amas de casa, jóvenes rockeros, inmigrantes, migrantes, gatos de 5 generación y madrileños llegados antesdeayer, mujeres con el pelo azul y otras con mechas desgastadas, parejas de homosexuales y matrimonios de toda la vida, gente que pasaba por allí y gente que lleva en esto un montón de meses. Todas estas personas son las que vi ayer mientras esperaba mi turno para firmar e introducir mi voto en la urna de cartón, que no por ser de cartón y estar en la calle era menos imponente y digna que las urnas “de verdad”.

Esas son las personas que ayer en mi barrio acudieron a votar ilusionadas, ayudando a la gente mayor que ya no pueden valerse por si misma, explicándose unas a otras para que y porqué era esa votación, reafirmando su ciudadanía, orgullosas de participar, conscientes todas que allí se jugaba su partido. Y mientras yo charlaba con los miembros de la asamblea local del 15-M del barrio, y aprovechaba para comentarles que había visto mesas en otros barrios –Usera, Horcasitas- donde la afluencia también era masiva, la gente se seguía acercando, preguntado “¿Para que es la mesa?” y una vez les explicabas el motivo, se ponían convencidas a la cola, nada de colarse, nada de gritos, ni de empujones, ciudadanía y civismo. La gente que no sabe leer, pedía ayuda a los voluntarios para poder rellenar la hoja de firmas y saber que ponía en las papeletas y no equivocarse a la hora de marcar la casilla. Un ambiente festivo como corresponde a toda votación inundaba la mesa, un ambiente relajado, la policía ni esta ni se la espera, cosa que me sorprendió pues es habitual que a la hora de la asamblea dominical siempre haga su aparición un coche patrulla de la policía municipal, que permanece allí mientras los vecinos hablamos y charlamos, los peques juegan al balón, mientras sus padres toman el vermut en la terraza. Democracia, si es verdad ayer olía a democracia, a pueblo soberano actuando consecuentemente, a gente consciente de su futuro y con ganas de participar en el. ¿Pero no decían que éramos un pueblo desmotivado y apolítico?¿ no decían que los jóvenes solo se preocupan del botellón? Donde estaban ayer los exegetas del Apocalipsis que se hartan de gritar sobre la desmovilización general que solo favorece sus intereses que yo no los vi.

Pues solo que ayer me sentí una vez más bien orgulloso de esta ciudad y sus habitantes.

Y sobre todo gracias a los voluntarios que hicieron posible que ayer hubiese más de 500 mesas repartidas por toda la región. Como decía un antiguo programa de la tele, sois increíbles


P.D. Al final fueron cerca de 185000 personas las que votaron en toda la comunidad. Un éxito si tenemos en cuenta la total fata de apoyos y de difusión que tuvo la consulta

Comentarios

Jesús García Blanco ha dicho que…
Por favor, enlaza la imagen con el contenido original.
Consulta social sobre el agua
Está bajo una licencia CC que implica reconocimiento.
Gracias