LA BICHA

 



Y parecía que estaba muerto, que había fenecido de inanición, cuando no era así. Únicamente estaba esperando el momento para hacerse presente y causar el mayor revuelo posible.

Fue poco antes del viaje Angola de año pasado cuando tuve que ir a los juzgados para nombrar una procuradora que me representase en el pequeño litigio que tengo con la delegada de gobierno de Madrid. Así lo hice y espere noticias, y espere tanto que poco a poco fue arrinconando este asunto en  lo más profundo de mi memoria. En  esa zona que solo visitamos de muy de vez en cuando para buscar alguna cosa y en la que por supuesto no encontramos lo buscado.

Pues así estaba yo, leía de vez en cuando noticias de personas que estaban en mi misma situación   y me esperanzaba o me deprimía según hubiesen resultado inocentes o culpables. Alguna vez hablaba con amigos abogados y me decían que si en seis meses no había recibido noticias nunca más sabría del asunto.

Y efectivamente así era hasta ayer, cuando recibí un mensaje de legal del Sol -el grupo de abogados surgido a partir del 15M y que se ocupa de defender a los activistas o a gente como yo- comentándome que a primera hora de hoy mi testigo y en la que esta basada mi defensa tenia que comparecer en el juzgado.  Pero claro mi testigo es A. y ella esta volviendo en este instante de Mozambique.

Como resultado he tenido que remover Roma con Santiago para poder conseguir el billete de avión de A, y presentarlo ante el juez y conseguir de esta forma un emplazamiento de la vista

Como veis la bicha solo estaba esperando su momento para soltar su veneno.

Seguiremos informando



Comentarios