LA SAL DE LA TIERRA

 


Una “película” que cualquier aficionado al arte debería ver. ¿Por que entrecomillo la palabra película?. Pues porque no es una película en el sentido literal del termino. No en el sentido de unos actores que nos cuentan una historia que transcurre ante nuestro ojos  y nosotros nos la creemos o no. En esta película  si hay una historia, pero no hay actores. O quizás hay ciento de historias y cientos de actores.

Tampoco es una película en el sentido de ser ficción, ya que nos narra la vida y el trabajo del fotógrafo Brasileño Sebastiao Salgado. Desde su infancia en una pequeña ciudad del interior brasileña, hasta su vejez en esa misma ciudad. Desde sus estudios como economista hasta el descubrimiento de su pasión. La fotografía. Pero la historia no esta contada por medio de actores, sino por medio de fotografías. Y entre el descubrimiento de su arte hasta  su vida hoy en vida todas las historias de cientos de persona contadas por medio de fotografías. Sus fotografías tomadas a lo largo de los años y en los cinco continentes y a través de sus ojos descubrimos el infierno que para los hombres y mujeres retratados son otros hombres y mujeres. No, no es la famosa frase de Hobbes el hombre es un lobo para el hombre, es algo mas profundo, mas desgarrador, menos romántico, lo podrimos definir como el hombre es un hombre para el hombre.

Y por medio de esas fotos, siempre en B/N , surge la magia de Sebastaio Salgado con un blanco y negro que se llena de matices, de grises, de claroscuros que no permiten aliviarnos el dolor que produce su contemplación por medio de ningún matiz de color.

Y llega también la pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez al ver esas fotografías. ¿Y los fotógrafos como lo aguantan? Y resulta que no, que no pueden con todo lo que retratan, , que su alma se quiebra y reniegan de su arte, incapaces de permanecer impasibles  ante todo lo que escriben en la luz. Y abandonan, buscando la paz y el sosiego del alma que su trabajo les ha negado. Y pasan años hasta que curan sus heridas y se ven capaces de ponerse de nuevo tras el objetivo de una cámara, para captar con sus ojos entrenados la esencia de lo que vemos

Si te gusta la fotografía como arte, si has disfrutado con anterioridad del trabajo de este artista o si no lo conoces pero sientes curiosidad. O simplemente su disfrutas del placer hipnótico de las imágenes bellas, aunque necesariamente  dolorosas, ¿no es verdad que la belleza absoluta solo puede producir dolor? Es inexcusable su visionado
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEPIA CON SOBRASADA