BÍBLICO

 


Estoy seguro que todos conocemos la historia de Adán y Eva. Ya sabéis, nuestros antecesores que moraban felices en el Edén y que tras comer del árbol del conocimiento, fueron expulsados del mismo por un Dios celoso, que no solo los hizo acompañar hasta la puerta por un par de ángeles con espadas flamígeras- si este relato se lo comentásemos a un adolescente de hoy en día diríamos que llevaban espadas láseres- sino que les condeno además  a ella a parir con dolor, curiosamente o no tanto visto lo anterior la hembra humana es el único animal que sufre al parir,  y a los dos a ganar el pan con el sudor de su frente.

También y por otro lado, al salir de ese estado semiinconsciente en el que los humanos vivían en el paraíso, tomamos consciencia de nuestra propia humanidad y con ella de nuestro destino, supimos valorar detalles que hasta entonces nos estaban vedados como el  libre albedrío, comenzamos a saborear la libertad, alcanzamos la capacidad de sentir ya fuese  amor, odio, indiferencia , aprendimos a gozar y a sufrir pero a cambio de todas estas maravillas  olvidamos casi todo lo demás y tan olvidado lo tenemos que ni siquiera somos capaces de recordarlo ni siquiera en nuestros sueños mas profundos. Pero una de las otras cosas que no olvidamos fue una de las primeras órdenes que nos dio el buen Yahvé. Fue al principio del todo cuando tras un alarde de recursos e ingeniera y después de crear el mundo en siete días,  poblarlo de todo tipo de bichos y plantas y demás fruslerías, nos dio una orden. Esta orden fue la de mandaras sobre todos ellos, mientras hacia un gesto con su celestial brazo que abarcaba a todos esos animales recién creados. Y tan a pecho nos tomamos esa orden y tan profundamente la grabamos en nuestro cerebro y la sentimos tan propia, que desde entonces domesticamos y pusimos a nuestra disposición decenas de especies y no contentos con alimentarnos, algunos, de ellos y ponerlos a trabajar para nuestro provecho creamos para nuestra vergüenza los circos y los zoos.  

No se si habéis seguido una pequeña noticia que ha pasado casi desapercibida en estos días en que los periódicos y televisores se llenan de corrupción, corruptibles, corruptores, corruptos, terremotos, elecciones y  demás zarandajas.  Es una noticia que ha tenido lugar en la isla de Mallorca y para mi sinceramente es una de las historias mas bonitas que he leído este año y que como digo, solo ha aparecido como relleno en la sección de sucesos. La historia tiene como protagonistas a una pareja cuyos nombres como no podía ser de otra forma es Adán y Eva. A diferencia del relato bíblico, ellos no son humanos, son dos chimpancés. Dos chimpancés que también vivían en una especie de “Eden” en este caso un zoo de Mallorca. Nuestra pareja no se sabe muy bien como, consiguieron romper los barrotes de la jaula donde estaban confinados y emprendieron la huida, juntos hacia su libertad. Cruzaron carreteras, eriales y urbanizaciones, para acabar introduciéndose en un pequeño bosque cercano. Nada más percatarse de la huida las autoridades locales como se suele hacer cuando dos presos se fugan, avisaron a la población de la peligrosidad de los fugados y desplegaron a la Guardia Civil.  Nuestros huidos, ajenos a todo el revuelto organizado disfrutaban de una libertad nunca antes conocida, ya que ambos habían nacido en cautividad. Una semana duro su aventura. El miércoles Eva fue localizada en el bosque y abatida de un tiro. Ayer encontraron el cuerpo de Adán,  murió ahogado en una acequia de una estación de depuración de aguas. Puede parece un final triste  pero yo no lo veo así, mas bien todo lo contrario. Veo el final más feliz que ambos pudieron tener, murieron en libertad, disfrutando de su “chimpancidad” recién adquirida.  Durante una semana ellos dos estuvieron solos, tuvieron que buscarse el alimento con el sudor de su frente, disfrutaron de su amor y me gusta pensar que Adán no murió ahogado sino que no pudo vivir sin Eva.  Imagino a la pareja por la noche, subidos en un árbol acurrucados  juntos, con miedo, como no tenerlo, pero soñando con seguir disfrutando de su recién ganada liberta – si los androides sueñan con ovejas metálicas - por que no van a poder soñar nuestros dos protagonistas.Y les veo decididos a no volver nunca mas al “paraiso”

La foto es de nuestros protagonistas
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEPIA CON SOBRASADA

REACCIONES